Testimonio-cavernomas-Laura-Cisneros

Testimonio Cavernoma Bulbo-Medular: Laura

En un segundo todo puede cambiar

En un segundo te puedes derrumbar,

Todo puede ser tan claro y tan oscuro.

Diego Torres

Mi historia

Hacía poco que estaba en Añatuya,Santiago del Estero, esperando las fiestas de fin de año del 2009, pero nada era como otras veces. Me dolía intensamente la cabeza, tanto que tenía que acostarme en la cama permanentemente. Al cabo de unas horas, me tuvieron que llevar al hospital ya que mi dolor de cabeza no cedía y me sentía bastante débil pero tranquila, pensando que no era nada grave. Al llegar al hospital fui perdiendo fuerzas al punto de no poder caminar hasta el consultorio. Me acostaron en una camilla y comenzaron a revisarme. Después de notar la pérdida repentina de funciones motoras me derivaron a un sanatorio, en Santiago capital, por lo que comencé a preocuparme  un poco. Antes de salir del hospital de Añatuya, ya había perdido la conciencia. Fui trasladada en ambulancia, durante tres horas, acompañada por mis familiares. Cuando desperté, me encontraba en una sala de cuidado intensivos, inmovilizada y con respirador. No podía comprender lo que estaba sucediendo. Todo a mí alrededor parecía haberse detenido en el tiempo, tenía un tubo en mi boca así que no podía hablar. Luego comenzó a llegar la gente a verme y sus rostros tenían una especie de tristeza escondida a la vez que intentaban darme ánimo por lo sucedido. Nunca imaginé que una situación de tanto dolor podía suceder en cuestión de segundos y los médicos buscando entre tantas enfermedades sin poder descubrir que me estaba pasando; pasaron varios días de ponerme medicamentos creyendo tener una enfermedad que no era. Mientras tanto, a todas las personas que se encontraban conmigo las notaba preocupadas y con una gran tristeza.

Al cabo de 2 semanas fui traslada a Córdoba Capital, para tratar de encontrar qué me estaba pasando y recibir un mejor tratamiento. Sentí incertidumbre e inseguridad.

 Al llegar al Hospital Córdoba, fui recibida por muchos médicos que preocupados por mi situación comenzaron a estudiarme en profundidad y me  diagnosticaron un “cavernoma bulbomedular”,sangrado a nivel del bulbo hasta las vértebras I y II,  situación que requería una urgente operación. Mi familia decidió que la operación era lo mejor en ese momento y yo no comprendía la gravedad del caso,  pensaba que después de eso todo iba a ser como antes.

Llegó el momento de la primera operación y para prepararme me raparon el sector posterior de la cabeza. En esa situación recuerdo que el enfermero, sin mediar palabra, tomó la maquina con la intensión de sacarme invasivamente todo el pelo, cuando un médico lo detuvo aclarándole que no era necesario. Sentí que esa acción para él era un trámite más, y para mí una situación de mucha tensión e incertidumbre por lo que iba a suceder. Incluso me llevaron rápidamente a la sala de operación y me realizaron todas sus prácticas sin considerar lo que sentía, por lo tanto sin considerarme como “persona”.

 Desperté al día siguiente  un poco dolorida y con la expectativa de mover mi cuerpo. Recuerdo que movía mi pierna derecha, mi cabeza, tenía cierta sensibilidad, por lo que pensaba que era el comienzo de la mejoría.

Pasados unos días, y mientras me iban evaluando, el resultado de la resonancia magnética mostraba la presencia de un sangrado, en la zona afectada, por lo que los médicos dijeron que había que hacerme una nueva operación. Esto, para mí significaba la posibilidad de recuperar mi respiración y mis funciones motoras: “¡Ahora sí iba a poder caminar!”. Sólo pensaba en que esto se volviera realidad.

Cuando desperté de la operación sentía mucho dolor de cabeza y pregunté a mi familia

cómo había salido todo, me contestaron que estaba todo bien de acuerdo al último estudio. El médico que me operó expresaba que iba a recuperar la mayoría de mis funciones, por lo que esperé esperanzada que esto sucediera.

Al pasar los días todo seguía igual en cuanto a mi situación médica, pero yo empezaba a sentir una angustia que me producía una presión en pecho, me daban muchas ganas de llorar y de gritar y me preguntaba: “¿por qué me estaba sucediendo esto a mí?” “¿qué había hecho de malo en mi vida para que esto me sucediera?”. Esta nueva situación me paralizaba internamente y me llevaba a guardar silencio, a callar mi mente, a abstraerme de la situación, que día a día se tornaba insoportable.


Más información:

Laura escribió un libro en el 2014: "Latidos de Libertad" donde cuenta su experiencia personal y la trayectoria desde que le diagnosticaron el cavernoma, os dejamos el enlace a su Web para poder conocer mejor su gran historia / leer más

Es parapléjica, sólo mueve la cabeza y da clases de danza / Fuente: https://www.clarin.com/ / 19-11-2017 / leer más


TRASMITE EL ALCANCE DE ESTA ENFERMEDAD TAN DESCONOCIDA Y SUS CONSECUENCIAS

#LaInformacionSalvaVidas           #AyudaADiagnosticar           #StopCavernomas

 

historia-cavernomas

 


Los testimonios se publican en la Web, tal y como lo envía cada persona, incluyendo ortografía y gramática, por tanto se exime de toda responsabilidad a la Asociación Española de Cavernomas.

Deja un comentario